Superficies de Vidrio

Mezclá 1 litro de agua caliente con 2 cucharadas de amoníaco o 1 cucharada de bórax (disolver antes de usar) o 1 cucharada de soda en escamas (disolver antes de usar) o 2 tazas de alcohol azul o de quema (cuidar los marcos lustrados porque mancha).

El limpiavidrios de mi madre es infalible: ½ taza de amoníaco, suavizalo con ½  cucharadita de jabón en polvo sin lavandina, 2 cucharadas de alcohol etílico y 1 cucharada de detergente líquido.

Poné todo eso en un bidón, agregale agua para mezclar y lográ un limpiador más o menos fuerte según la cantidad de agua que le agregues. Yo le agrego 2 litros de agua.

Tip: es mejor aplicar el limpiador sobre un paño que no suelte pelusa a hacerlo directo sobre toda la superficie del vidrio. Así ahorrarás un montón de producto y harás más rápido el trabajo, sin necesidad de enjuagar.