Tapizados en Cuero Vacuno

Tapizados en Cuero Vacuno

Para limpiar el Cuero Vacuno no es necesario mojar de más. Para una limpieza de mantenimiento, prepará una solución de agua jabonosa con 1 litro de agua tibia y 1 cucharada de detergente líquido. Batí hasta formar una buena cantidad de espuma y limpiá sólo con la espuma. Luego secá sin enjuagar.

Otra buena opción es hacerlo con leche tibia, enjuagando con unas gotas de vinagre de alcohol. La leche nutre y limpia, el vinagre termina la limpieza eliminando el olor de la leche.

La crema para quitar el maquillaje también limpia y nutre el cuero. Es importante no cargar mucho la esponja o el paño, poner sólo unas gotas de crema, si la cargás de más, se mancha.

Algunas manchas de roce y de “deditos” engrasados aunque no lo creas salen pasando una pincelada de clara de huevo batida, y enseguida un paño suave para borrar.

Para suavizar el cuero acartonado y duro, unas gotas de aceite de oliva con paño suave frotando para dar calor a las pasadas.

Para preservar el cuero de un trato rudo, pasá un paño mojado con vaselina líquida o en crema. Tratá que las pasadas sean uniformes y con la misma cantidad de vaselina. Dejalo así toda la noche y al día siguiente pasale un paño limpio para sacar todo el sobrante. Si se trata de un sillón, controlá muy bien que no queden restos de vaselina para que al sentarte no manche tu ropa.

La parte de adentro de la cáscara de banana también es un muy buen limpiador y nutre el cuero maravillosamente.